La Casa de la Seda abre al público por primera vez

La Casa de la Seda ( Sant Pere Més Alt, 1, Principal, esquina con Via Laietana) se podrá visitar hasta el próximo 31 de octubre. Así, abre sus puerttas con visitas en inglés, francés + catalán e italiano + castellano.  Se quiere cuidar al visitante extranjero así como en los locales pues  las visitas bilingües se realizarán en catalán y castellano si el público mayoritario conoce el idioma.

El monumento, que supone la única sede gremial barcelonesa visitable a diario, se levanto entre el 1759 y el 1767. Hoy en día,  alberga en su interior el colegio del Arte mayor de la Seda. Se trata de  un edificio emblemático por su localización, por sus valiosos documentos y pergaminos del siglo XVI, las paredes interiores forradas de seda y su increíble valor artístico y arquitectónico. En 1919, la Casa de la Seda fue designaad Monumento arquitectónico-artístico de interés nacional.

La Casa de la Seda en Barcelona

El exterior de la Casa de la Seda sobresale  por su fachada, bellamente ornamentada con esgrafiados que se basan en  el modelo de cariátides y atlantes. Otro detalle pintoresco es la figura de Nuestra Señora de los Ángeles, patrona y protectora de los veleros, que se puede ver en el balcón de la esquina.

En relación al  interior de la Casa de la Seda, todas sus salas tienen piezas de madera fina, paredes forradas de seda y ornamentos que muestran el estilo singular del edificio.

Además, llama la atención la huella religiosa, con elementos como el paso de Semana Santa del Misterio de la Santa Espina que preside el amplio salón gremial y un Cristo de marfil ubicado en la sala de la presidencia

También hay que fijarse en el notable contenido documental de la biblioteca y un notorio archivo fotográfico. Todas estas salas se pueden visitar en los tours que  se estrenan ahora  y también suelen albergar actos privados y eventos de carácter extraordinario.

Por último, las visitas guiadas incluyen la espléndida sala gremial, la biblioteca con más de 3.000 documentos de enrome  valor histórico, el despacho presidencial y la elegante sala de reuniones. Cada visita dura  unos 50 minutos, se relizar en grupos de 35 personas y son accesibles al público con discapacidad.