La Casa de les Punxes se podrá visitar a partir del verano

La Casa de les Punxes, uno de los edificios más pintorescos y bellos de Barcelona, obra de Josep Puig i Cadafalch, se podrá visitar por primera vez a partir de este próximo verano. Todo un nuevo hito turístico para la Ciudad Condal que se encuentra en el número 420 de la avenida Diagonal.

La Casa de les Punxes, un hito modernista

Los dueños han dedicado una parte del edificio a la recreación de la leyenda del dragón y de Sant Jordi con varios  efectos especiales, dragones en 3D y espejos mágicos.

Además, habrá que fijarse en la perfecta rehabilitación del inmueble, que ha respetado el diseño original y recuperado diversos elementos de Puig i Cadafalch que se habían ido al traste en otras remodelaciones.

La Casa de les Punxes sobresale por sus seis características torres en forma de agujas o “pinchos” (“punxes”, en catalán).  Supone todo un tesoro del modernismo, que fue el adeclarado monumento histórico nacional el año 1975.

En 1905, Bartomeu Terradas  contrató a  Puig i Cadafalch para hacer una casa para sus tres hermanas. El edificio se halla en los números 420, 418 y 416 de la Avenida Diagonal. La zona que se podrá visitar es la del número 420 con su gran joya: la azotea que permite disfrutar de unas maravillosas vistas de la capital de Cataluña. La entrada costará 12.50 eruso y se ha habilitado una tienda.

Se calcula que más de 100.00 personas visiten la Casa de les Punxes que se halla en plena ruta modernista y en el eje vertebrador entre el paseo de Gracia y la Sagrada Familia.

Así, los visitantes  podrán acceder por primera vez a los secretos de este edificio modernista  y a su azotea, donde quien lo desee se redimirá de los dragones, las espadas y las princesas visitando las “punxes”. Las torres tendrán espacios para detallar el valor de la obra de un visionario como Puig i Cadafalch.

En definitiva, Barcelona sigue potenciando su turismo aprovechando su gran legado modernista. La capital catalana tiene mucho que ofrecer en este sentido.